15 noviembre, 2018

Mediación Familiar

En qué consiste la Mediación Familiar

 La Mediación Familiar trata de ayudar en casos de divorcio y separación, conflictos padres-hijos, desacuerdos por reparto de una herencia, cuidado de los ancianos, desavenencias en la gestión de una Empresa familiar o cualquier otro conflicto entre los miembros de una Familia, que tenga lugar en el seno familiar.

La Mediación Familiar es un método que algunos dicen alternativo, otros complementario, al litigio judicial y otros métodos. Normalmente las familias resuelven satisfactoriamente sus desacuerdos por si mismas, pero sucede en algunas ocasiones los conflictos se enquistan y la familia se ve envuelta en un círculo vicioso del que le es difícil salir, es ahí donde la Mediación , como figura neutral e imparcial puede aportar mucho, ayudando a desbloquear la comunicación y a buscar alternativas.

El servicio de mediación en casos de separación o divorcio es un servicio en el que las parejas aceptan la intervención de una tercera persona, «mediador», con la finalidad de llegar a acuerdos que les permitan reorganizar su relación como padres, identificar los intereses en común y, de esta forma, establecer una negociación que desemboque en acuerdos satisfactorios para toda la familia, y de forma especial para los hijos.

Los datos señalan que el 80% de las personas que acuden de forma voluntaria a un proceso de mediación familiar logran un acuerdo, porcentaje muy alejado del 20% que lo consigue cuando los casos llegan remitidos por un juez.

En la mediación la solución la proponen las partes.

  • Se potencia la capacidad de las partes para intentar la solución de sus conflictos, sin que tenga que intervenir necesariamente el Estado, y desjudicializando de esta manera los conflictos.
  • Fomenta la creatividad de las partes en la búsqueda de la mejor solución posible.
  • Fomenta la responsabilidad de las partes, que toman conciencia de que los acuerdos que alcancen se han adoptado en libertad y deben ser mantenidos.

Ventajas de la mediación familiar

Crea una atmósfera de cooperación entre los padres, y los hijos se benefician.

Reduce el riesgo de que los padres utilicen a los hijos.

Previene posibles respuestas negativas en los hijos posteriores a la separación.

Permite a los padres la tomar decisiones relativas al futuro de los hijos.

Ofrece un acuerdo adaptado a las necesidades particulares de cada familia.

  • Más barato económicamente que el litigio judicial
  • Promueve la comunicación y de esa forma hace que todas las partes se pongan en el punto de vista del otro y puedan comprender mejor su postura.
  • Desde el punto de vista emocional salvaguarda la relación esto es, aunque las partes en litigio no continúen su relación no se dañan mutuamente. Esto es especialmente importante en las separaciones con hijos ya que es importante que la relación no esté muy dañada pues tendrán que seguir teniendo relación como padres aunque ya no la tengan como pareja.
  • En la mediación se tiene en cuenta las necesidades de todas las personas involucradas en el conflicto aunque no estén presentes ,como los hijos en los casos de separación y divorcio o los progenitores en el caso de desacuerdo sobre sus cuidados. Además es una de las razones más habituales por las que las personas acuden a Mediación, quieren hacer lo mejor para sus hijos y para tercera partes.
  • Los acuerdos alcanzados con la Mediación Familiar se cumplen más y son más duraderos que las sentencias judiciales o aquellos alcanzados con otros métodos. Esto es así porque son las partes tienen en cuenta sus especiales circunstancias diferentes a las de cualquier otra familia, y alcanzan un compromiso mayor con sus propias decisiones que las tomadas por otros.

 

¿Cómo puedo ayudarte?

Después de la entrevista inicial, que es fundamentalmente de tipo informativo, y donde estableceremos las condiciones de actuación, realizaremos las denominadas de obtención de información completa y detallada sobre cuáles son las cuestiones que han llevado a cada uno de los participantes a sus posiciones.

Iremos avanzando clarificando y estableciendo los puntos de acuerdo y de disputa, sobre los que trabajaremos. De esta manera retomareis el control de vuestras decisiones.

Incluso, aunque al final no se llegue a acuerdos, nunca puede considerarse como un fracaso, ya que el  diálogo entre una pareja dirigido a la búsqueda de soluciones, ya es en sí un éxito, y sobre todo si hay hijos involucrados.

Ventajas de la mediación familiar