Pueden provocar el malestar de la persona o un descenso en su calidad de vida y en su habilidad para funcionar adecuadamente física, mental y socialmente. Más de la mitad de todos los trastornos mentales y adicciones comienzan al rededor de los 14 años, y 3 de cada 4 comienzan aproximadamente a la edad de 24 años.