1 noviembre, 2018

Psicología Infantil

Las características del mundo actual, son muy particulares: avance tecnológico, nuevos modelos de organización social y económica, globalización, información accesible, nueva y en crecimiento exponencial, todo ello conlleva una serie de cambios científicos, tecnológicos y axiológicos, y necesitamos  de nuevas herramientas y recursos que permitan afrontar estas transformaciones cada vez más frecuentes y aceleradas.

Estas circunstancias pueden producir desajustes o alteraciones y provocar problemas más serios.

Es necesario ubicar la alteración dentro del proceso de cambio al nivel de edad y desarrollo, diferente que en el adulto, porque así como en el adulto se produce en patrones poco cambiantes, en el niño, la alteración puede obedecer a procesos de desarrollo, por lo tanto, evidenciar si la variación es parte de su desarrollo normal u obedece a una variación en la que ya se observa una perturbación.

Es necesario evidenciar si el cambio se produce por el  desarrollo natural, o por otra circunstancia, de allí la importancia de que la evaluación e intervención en el niño no solamente sea integral sino muy completa y a tiempo tomando como marco referencial al "Desarrollo Humano" y considerando las diferencias individuales de cada caso.

Trastornos del Aprendizaje

 Trastornos más frecuentes

  • Trastornos de lectura
  • Trastornos de la expresión escrita
  • Trastornos relacionados con las matemáticas

Los niños con trastornos del aprendizaje tienen dificultades para comunicarse. Inicialmente, algunos niños se frustran y más tarde aparecen problemas de comportamiento, tales como distraerse fácilmente, ser hiperactivos, aislados, tímidos o agresivos.

Síntomas

  • El niño es lento para aprender la asignación de palabras a los objetos familiares.
  • Lento para contar y para progresar en las demás habilidades iniciales del aprendizaje.
  • Muestra retraso en el aprendizaje de la lectura y escritura.
  • Otros síntomas pueden ser el bajo nivel de atención, distracciones generalizadas, problemas en el habla o el lenguaje, dificultad para comprender la información oral y memoria escasa.
  • Dificultades en la coordinación de la motricidad fina .
  • Dificultades para comunicarse, lo que puede llevar a otro tipo de trastorno.

¿Sabías que...?

Los trastornos del aprendizaje pueden darse en niños con una funcionalidad intelectual normal y alta.

Resultados Ofrecidos

La evaluación observacional, evaluación mediante pruebas neuropsicológicas y la evaluación psicométrica que  no sólo debería centrarse  en tareas de lectura y comprensión, ya que un  adecuado diagnóstico requiere valorar capacidad intelectual, tanto habilidades verbales como no verbales, así como otro tipo de habilidades cognitivas específicas como: atención, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento, nos proporcionan un diagnóstico fiable, con el cual concluiremos de qué tipo de déficit se trata y si hay asociado TDAH o TDA.

Tras el proceso diagnóstico y confirmación de déficit idiopático, hay que proceder al control del déficit y procurar que está situación no produzca otros resultados adversos que podrían venir asociados.

Tratamiento

El objetivo principal de la intervención psicopedagógica es estabilizar o, en el mejor de los casos, reducir el desnivel del niño. Una intervención temprana y preventiva, ante la presencia de los primeros indicadores de riesgo parece favorecer el pronóstico.

El tratamiento eficaz de los trastornos del aprendizaje es una correcta enseñanza, un proceso de reeducación con técnicas específicas individualizadas, que debe iniciarse lo más temprano posible, y consisten en una batería de actuaciones com:

  • Consulta y seguimiento psicológico.
  • Asesoramiento y pautas a la familia.
  • Reeducaciones psicopedagógicas al niño.
  • Estrategias prácticas para mejorar las competencias motrices, atencionales, visuo-espaciales, lingüísticas y sociales.

Trastornos Emocionales

Trastornos más frecuentes

  • Ansiedad en diversas formas de manifestación
  • Trastorno de ansiedad por  separación
  • Fobias específicas , entre las que se encuentran las fobias escolares
  • Trastorno de ansiedad social (Evitación, Retraimiento o Aislamiento)
  • Trastorno de ansiedad generalizada.
  • Mutismo selectivo
  • Estrés
  • Trastornos del ánimo como la depresión o el Trastorno bipolar.

 

 

 


¿Sabias qué..?

La fobia escolar afecta tanto a buenos como a no tan buenos estudiantes. Sienten ansiedad por su rendimiento o miedo al fracaso. Algunas veces va asociada a problemas de aprendizaje como la dislexia, disfasia o dispraxia. Si lo detectamos y lo trabajamos, el rendimiento puede mejorar.

Síntomas

Ansiedad

  • Respuesta de intensidad y frecuencia desproporcionada a la realidad ambiental
  • Inquietud motriz
  • Llanto inmotivado
  • Pérdida de apetito
  • Trastornos del sueño..........

Trastorno por separación

  • Malestar excesivo y recurrente cuando se prevé o se vive una separación del hogar o de las figuras de mayor apego
  • Preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de las figuras de mayor apego
  • Miedo excesivo y persistente o resistencia a estar solo.......

Evitación Retraimiento o Aislamiento

  • Experimentar sentimientos de inadecuación de larga duración
  • Ser extremadamente sensibles a las opiniones de los demás
  • Temor a provocar el ridículo ante los demás
  • No querer implicarse con los demás.....

Depresión. Entre otros

  • Humor depresivo
  • Pérdida de interés hacia el entorno
  • Falta de energía, no juega, rechaza ir al colegio
  • Pérdida de confianza y autoestima
  • Alteraciones del sueño...

Los estados bipolares se caracterizan por cambios de humor persistentes e intensos que van desde la depresión hasta la manía.

Resultados Ofrecidos

Las consecuencias para los niños que sufren Trastorno de Ansiedad pueden ser variadas, como dificultades en el aprendizaje, dificultades de adaptación y desarrollo en su entorno social, conflictos de comportamiento en la escuela... y afectan en gran medida a su entorno familiar. En estos casos las soluciones intuitivas pueden no ser válidas o agravar el problema y es necesaria la intervención profesional para realizar una correcta evaluación y un adecuado diagnóstico diferencial.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta tanto a niños como a adultos. Resulta incapacitante y cursa con un alto nivel de malestar. La falta de madurez emocional en los niños y la falta de recursos para hacerle frente, puede hacer que resulte altamente interferente en su desarrollo.

Tratamiento

Tanto en los trastornos de ansiedad como en los depresivos es fundamental que intervenga un profesional para, en primer lugar, reducir el nivel de angustia en el niño o adolescente y seguidamente llevar a cabo un tratamiento integral que aúne las técnicas psicoterapéuticas  más eficaces para cada caso específico. Teniendo mejor pronóstico aquellas intervenciones que se llevan a cabo en las etapas iniciales del trastorno.

El tratamiento para las fobias se establece caso por caso después de la evaluación teniendo en cuenta las características especiales en cada caso. Cuanto antes se diagnostique y se apoye mucho mejor pronóstico de solucionarse, ya que cuando se trata de un adolescente es más complicado encontrar las causas y puede complicarse con conductas no deseadas.

Trastornos Comportamentales

Trastornos más frecuentes

  • Enuresis (hacerse pis encima con más de 5 años)
  • Encopresis (escape de heces repetido en lugares inapropiados)
  • Trastornos Adaptativos
  • Agresividad o Reveldía
  • Trastornos Alimentarios
  • Trastorno negativista desafiante
  • Trastorno de la conducta

Síntomas

Los trastornos adaptativos presentan unos comportamientos comunes que podemos resumir:

  • Oposición a la autoridad
  • Desobediencia continuada
  • Enfados repetidos
  • Agresividad

En adolescentes

  • Conductas adictivas
  • Golpes
  • Lesiones

Estos comportamientos se producen muy a menudo y de manera desproporcionada

¿Sabias qué......?

Las neuronas espejo son un grupo de células que parecen estar relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos. La misión de estas células es reflejar la actividad que estamos observando. Se activan cuando ejecutamos una acción determinada, y  también cuando observamos a otro individuo realizando esa misma acción. Permiten “reflejar” la acción de otro en nuestro propio cerebro, de ahí su nombre.

Resultados Ofrecidos

Los trastornos comportamentales pueden ir desde oposición, desobediencia, enfados repentinos, agresividad... hasta conductas no deseadas o adictivas (sobretodo en adolescentes) , pasando por enuresis o encopresis.

Muchos niños presentan problemas de comportamiento, si son leves o pasajeros, o son fruto de situaciones particulares, no revisten importancia. Pero cuando estos comportamientos  se dan con una intención clara, continuada y persistente por parte del niño a no obedecer, cuando estos problemas de conducta se agravan, se intensifican y aparecen a diario, es cuando es necesario valorar la aparición de un trastorno directamente relacionado con la conducta antinormativa, como puede ser el Negativismo Desafiante o el Trastorno de Conducta, en casos más graves.

Con lo cual se hace necesario un diagnóstico diferencial adecuado, en edades tempranas, para prevenir futuras complicaciones comportamentales.

Tratamiento

Un equipo de profesionales expertos, normalmente encabezado por un psicólogo, ha de ser el responsable del diagnóstico de los trastornos del comportamiento. El proceso diagnóstico completo se lleva a cabo mediante una historia detallada del comportamiento del niño, observaciones clínicas del comportamiento del niño y un examen psicológico completo.

Al finalizar el proceso de diagnóstico las familias reciben un Plan Terapéutico individualizado y se les proporciona los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

El tratamiento implica diseñar terapias individualizadas para ayudar al niño y a la familia a encontrar soluciones a estos problemas.

Asesoramiento y pautas a la escuela y a la familia.

Grupos de Autocontrol.

Reeducaciones conductuales.

Seguimiento.

Otros Trastornos

Otro tipo de trastornos que pueden aparecer aislados o asociados a alguno de los anteriores

  • Trastornos Generalizados del desarrollo  y/o del espectro Autísta
  • Síndrome de Guilles de la Tourette y otros trastornos por TICS
  • Trastorno somatomorfo (psicosomático)
  • Trastornos del sueño (Terrores nocturnos)
  • TDAH/TDA

 

 

 

Síntomas

Los trastornos generalizados del desarrollo generalmente son evidentes en los primeros años de vida. Los niños con estos trastornos tienen dificultades en el desarrollo temprano del lenguaje, la comunicación, la socialización y la motricidad. El trastorno autista y el síndrome de Asperger (SA) son dos de las formas más comunes de trastornos generalizados del desarrollo (TGD).

Los TICS se caracterizan por contracciones nerviosas rápidas y reiteradas, vocales y motoras involuntarias, que pueden variar e incrementarse o reducirse con el transcurso del tiempo. Este trastorno se inicia durante la infancia o adolescencia temprana, y puede incluir períodos de remisión que pueden durar varios años.

En relación al trastorno somatomorfo, a veces un niño o adolescente se queja continuamente de una molestia o un dolor , sin que pueda encontrarse una causa médica que lo explique, aunque el dolor es muy real para él. Puede estar expresando sus conflictos emocionales a través de las quejas físicas.

Nos referiremos  a todos aquellos trastornos del sueño que son consecuencia de alteraciones endógenas en los mecanismos del ciclo sueño-vigilia, y que con frecuencia se ven agravados por factores de condicionamiento. Se incluyen como los más frecuentes: los terrores nocturnos, las pesadillas, las dificultades para conciliar el sueño, los despertares frecuentes y/o  precoces, el sonambulismo,… También existe la posibilidad de que algunos trastornos del sueño surjan como consecuencia de malos hábitos (dificultad para dormir solo) y/o sean secundarios a otros problemas psicológicos/psiquiátricos (ansiedad/miedos, depresión,…).

 Si bien muchas personas pueden ser o estar intranquilas y distraídas, estas cualidades deben ser más intensas, persistentes y perturbadoras para poder acreditar un diagnóstico de TDAH. Los síntomas nucleares del trastorno son el déficit de atención, la impulsividad y la falta de atención y éstos deben  causar dificultades en múltiples áreas, por ejemplo, en la escuela, el hogar o con amigos.

Resultados Ofrecidos

En este apartado hemos agrupado trastornos de diversa índole que no comparten ni gravedad ni relación clasificatoria. Pero no podríamos incluirlos en  las anteriores clasificaciones que hemos realizado. Alguno puede aparecer asociado a alguna de las alteraciones que aparecen el las clasificaciones anteriores, o por separado con entidad propia.

Para todos ellos también te ofrecemos un análisis completo y nuestra intervención profesional para realizar una correcta evaluación y un adecuado diagnóstico diferencial.  Te ofrecemos nuestros servicios para conseguir que el niño se desarrolle con todo su potencial adquiriendo las habilidades necesarias para ello.

 

Para saber más sobre nuestros talleres formativos

Tratamiento

En el caso de los Trastornos Generalizados del desarrollo, médicos y psicólogos tienen que trabajar conjuntamente. La psicología se encarga de los programas de intervención como el Entrenamiento en Habilidades Sociales y las pautas comportamentales.

En algunos trastornos como los Tics o algunos Síndromes pueden estar involucradas sustancias químicas que son tratadas desde la medicina, pero la psicología debe encargarse del problema conductual, emocional y social que entrañan estos trastornos, ya que al persistir en el tiempo tienen un impacto devastados en la calidad de vida y la capacidad para hacer amigos o mantener las relaciones.

En el caso de los Trastornos Somatomorfos , la terapia cognitivo-conductual  combinada con la interpersonal a resultado ser  el tratamiento que resulta más eficaz.

En cuanto a los Trastornos del Sueño, hay que descartar que estén asociados a otros trastornos. Una vez realizado el diagnóstico, el tratamiento es la parte más sencilla, ya que consiste en aplicar pautas comportamentales y de higiene del sueño. En estos trastornos la evaluación es lo más importante.

El tratamiento para TDAH o TDA  debe ser individualizado. Hay que valorar varios factores como la intensidad de los síntomas, el contexto, y otros trastornos comórbidos asociados. La terapia cognitivo-conductual se ha revelado como el tratamiento más beneficioso.